BMW-M4-GTS-versiones-especiales

Un repaso a los BMW M3 más especiales hasta llegar al nuevo BMW M4 GTS

Desde que BMW lanzó el primer M3 en 1985, este modelo se ha consagrado como la referencia entre los deportivos de altas prestaciones y no solo por sus excepcionales cualidades técnicas y dinámicas, también por los excelentes resultados logrados durante años en competición. Es un automóvil que mítico y durante sus más de tres décadas de vida no ha perdido ni un ápice de su esencia original, trasladando a los coches de calle características propias de coches de carreras y manteniendo, al mismo tiempo, la capacidad de poder ser utilizado a diario.

bmw-m4-gts-lateral

BMW tiene una larga tradición creando versiones deportivas de modelos ya de por sí dinámicos y quizá los mejores representantes de lo que decimos sean el BMW M3 y el vehículo en el que se basa, el BMW Serie 3. Pero no contentos con eso, de vez en cuando, BMW obsequia a sus seguidores con variantes todavía más potentes y deportivas de esos coches, como el BMW M4 GTS. Es el último representante de esta saga que se remonta al mítico M3 E30 Sport Evolution y que nos ha dejado un total de cinco automóviles extraordinarios, tanto en términos de rendimiento como de comportamiento, que te vamos a descubrir a continuación.

BMW M3 E30 Sport Evolution

e30-bmw-m3-sport-evo-01-663

El BMW M3 E30 alcanzó su máxima expresión en 1990 cuando BMW Motorsport GmbH lanzó al mercado el M3 Sport Evolution, una edición limitada diseñada para cumplir con el reglamento de la FIA y de la que tan solo construyeron 600 unidades para todo el mundo. Contaba con modificaciones de importancia con respecto a los M3 normales realizadas con el objetivo de aumentar todavía más su rendimiento en circuito, tanto a nivel mecánico como de chasis, aunque en el apartado estético también presentaba diferencias.

e30-bmw-m3-sport-evo-trasera

Visualmente, los BMW M3 Sport Evolution se distinguen de las versiones convencionales en detalles como el faldón delantero o en el alerón trasero, elementos que además, dado que debían ser compartidos con las variantes de competición, son regulables en diferentes posiciones, lo que permite variar la carga aerodinámica en función del circuito. Además, se suprimieron los faros antiniebla -sustituidos por conductos de refrigeración para los frenos delanteros- y únicamente estaba disponible con dos colores: Negro Jet y Rojo Misano.

e30-bmw-m3-sport-evo-interior

Todos estos cambios vinieron acompañados por novedades tanto en el apartado mecánico como de chasis, donde la división deportiva de BMW aplicó una fórmula que se ha mantenido hasta la actualidad: menos peso y más potencia. Así, para disminuir la masa, sustituyeron elementos como el depósito de combustible por otro de menor capacidad, añadieron un escape fabricado en titanio, cambiaron las ventanas traseras por otras más livianas o modificaron el portón del maletero y el soporte del paragolpes trasero.

e30-bmw-m3-sport-evo-motor

Y para incrementar el rendimiento, la cilindrada del motor de cuatro cilindros en línea pasó de los 2,3 litros originales a 2,5 litros, lo que se tradujo en un incremento de la potencia máxima disponible, que alcanzó los 238 CV. Su comportamiento en circuito se mejoró gracias a la introducción de nuevos muelles, amortiguadores y barras estabilizadoras, que contaban con unos reglajes más rígidos que los de los M3 estándar y que además, rebajaban la altura de la carrocería en un centímetro.

BMW M3 E36 GT

e36-bmw-m3-gt-delantera

El segundo miembro de esta saga de versiones especiales es el BMW M3 E36 GT de 1995, una edición limitada de la que tan solo produjeron 350 ejemplares, 50 de los cuales tenían el volante a la derecha porque estaban destinados en exclusiva al mercado británico. Estaba basado en la primera versión del M3 E36, por lo que como este, montaba un propulsor de seis cilindros en línea con 3,0 litros de cilindrada y no el de 3,2 litros que montaron los últimos M3 E36.

e36-bmw-m3-gt-trasera

Sin embargo, con el M3 E36 GT, BMW adelantó algunas de las características técnicas que más adelante serían introducidas en los M3 E36 con motor de 3,2 litros. De esta forma, la potencia máxima pasó de los 286 CV que producían las primeras versiones a un total de 300 CV, lo que representaba un incremento de 14 CV. Pero las novedades no terminaron ahí ya que como su antecesor, también contaba con más modificaciones.

e36-bmw-m3-gt-motor

En el apartado estético, por ejemplo, resulta sencillo reconocer a un BMW M3 E36 GT  porque todas las unidades fabricadas abandonaron la cadena de producción con su carrocería pintada bien en Verde British Racing o en Plata. Además, contaba con elementos específicos que nunca estuvieron disponibles para el resto de la gama, como el paragolpes delantero con un faldón exclusivo o el característico alerón trasero. Y para ahorrar peso, sustituyeron, entre otras cosas, las puertas de serie por otras de aluminio más ligeras. Como resultado, este coche podía pasar de 0 a 100 km/h en 5,2 segundos.

BMW M3 E46 CSL

e46-bmw-m3-csl-delantera

El BMW M3 E46 CSL salió a la venta dos años después de que BMW mostrara su prototipo por primera vez con motivo del Salón de Fráncfort de 2001. Las siglas que acompañan el nombre de esta serie limitada a 1.400 unidades se corresponden con ‘Coupé, Sports, Lightweight’,  que en español se traducen como ‘coupé, deportivo, ligero’. Estas tres premisas clave fueron aplicadas por los ingenieros de BMW M durante su desarrollo, lo que dio como resultado un vehículo que, como sus antecesores, estaba claramente enfocado a un uso intenso en circuito y que al mismo tiempo, también era apto para su uso en la vía pública.

e46-bmw-m3-csl-trasera

BMW no escatimó a la hora de desarrollar el M3 E46 CSL, utilizando los mejores materiales disponibles para cada componente con la intención de ahorrar el máximo peso posible, objetivo que también se logró eliminando parte del equipamiento que montaban de serie los BMW M3 E46 convencionales. De hecho, fue una de las primeras ocasiones en las que un fabricante se atrevió a utilizar fibra de carbono en un vehículo de producción en serie, que se podía encontrar en el techo o en el soporte del paragolpes delantero. Para disminuir la masa al máximo, también usaron una tapa de maletero y un parachoques posterior construidos con termoplástico reforzado con fibra de vidrio.

e46-bmw-m3-csl-interior

Esto permitió una disminución de 180 kilogramos en el peso con respecto al modelo normal, lo que unido al incremento de potencia que experimentó el propulsor atmosférico de seis cilindros en línea, se tradujo en unas prestaciones brillantes: de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y de 0 a 200 km/h en tan solo 16,7 segundos. El propulsor de 3,2 litros pasó de 343 CV a entregar 360 CV de potencia, lo que le permitía presumir de una potencia específica de nada menos que 111 CV por litro de cilindrada, una cifra excepcional incluso hoy en día.

BMW M3 E92 GTS

e92-bmw-m3-gts-delantera

El siguiente de la saga, el BMW M3 E92 GTS, es el más exclusivo por la escasa cantidad de unidades fabricadas, BMW tan solo produjo 138 ejemplares de esta versión que estaba basada en el BMW M3 Coupé de cuarta generación. Como sus antecesores, fue diseñado para ofrecer el comportamiento más deportivo posible, aplicando la misma fórmula: reducir el peso y aumentar la potencia para llevar sus prestaciones a un nuevo nivel.

e92-bmw-m3-gts-trasera

Con echar un vistazo al habitáculo queda claro que el M3 E92 GTS está claramente enfocado a los circuitos, pues en lugar de los asientos traseros, encontramos una completa y robusta jaula de seguridad. Este elemento sirve además como anclaje para los cinturones de seguridad de seis puntos, que anclaban al conductor y al copiloto en unos asientos deportivos tipo baquet especialmente pensados para un uso intensivo en pista. Otro detalle de carreras que no se puede pasar por alto es el extintor, situado en el medio tras las plazas delanteras.

e92-bmw-m3-gts-interior

Pero las modificaciones no terminaron ahí ya que también recibió cambios en el apartado aerodinámico, que entre otras cosas, incluían un nuevo faldón delantero y un alerón trasero de grandes dimensiones, en ambos casos fabricados con fibra de carbono y diseñados para incrementar la carga a altas velocidades. El propulsor V8 atmosférico, el primero y el único de esta clase montado en un BMW M3, incrementó su cilindrada de los 4,0 a los 4,4 litros, lo que permitió que su potencia pasara de 420 a 450 CV.

BMW M4 GTS

bmw-m4-gts-delantera

Y así llegamos hasta el nuevo BMW M4 GTS, el último integrante de esta saga de deportivos enfocados para circuito, un modelo que mantiene la esencia de sus predecesores y que como estos, innova introduciendo elementos nunca antes vistos ya no solo en un BMW de producción en serie, también entre todos los automóviles en general, como los novedosos pilotos traseros con tecnología OLED.

bmw-m4-gts-trasera

Pero esa no es la única tecnología innovadora que estrena el M4 GTS, ya que este modelo también cuenta con un sistema de inyección de agua para el motor que permite incrementar sustancialmente la potencia máxima y el par, que en este caso alcanzan los 500 CV y los 600 Nm, respectivamente. Este motor, que está ligado exclusivamente al cambio automático de doble embrague M DKG, permite que este atlético coupé de propulsión acelere de 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y que continúa aumentando de velocidad hasta llegar a su punta, fijada electrónicamente en 305 km/h.

bmw-m4-gts-interior

Se trata de una serie limitada a 700 unidades para todo el mundo que está desarrollada a partir del BMW M4 Coupé, aunque como sus antecesores, cuenta con multitud de elementos diferenciadores diseñados tanto para ahorrar peso como para mejorar su comportamiento. De esta forma, dispone de un faldón delantero, un alerón posterior (en ambos casos regulables) y un capó de nuevo cuño, fabricados con fibra de carbono reforzada con plástico (PRFC) en todos los casos. Este mismo material se emplea en el techo, en la tapa del maletero o en el difusor posterior, lo que ha permitido rebajar el peso del conjunto hasta los 1.510 kilogramos, dando como resultado una excelente relación peso/potencia de 3 kg/CV.

bmw-m4-gts-dinamica

Pero las innovaciones que ha desarrollado BMW M GmbH para el M4 GTS no terminan ahí, ya que este vehículo también es el primer automóvil de producción en serie que está disponible de forma opcional con unas llantas fabricadas con fibra de carbono, que permiten reducir en otros siete kilogramos su peso. Una muestra más de que cada detalle, por mínimo que sea, cuenta a la hora de aligerar un coche.