BMW i3

Tom: nacido eléctrico en junio de 2009

Tom, un ciudadano de New Jersey (EEUU), es propietario de un BMW i3 desde junio de 2009. Nacido eléctrico desde entonces, este hecho transformó su forma de percibir la automoción, como él mismo sostiene. Hoy queremos descubrirte cómo el i3 ha cambiado su día a día.

“Voy a llevar coches eléctricos el resto de mi vida. Conduzco mucho; al año, entre 40.000 y 50.000 kilómetros; y, desde que llevo un eléctrico, habré hecho unos 320.000, todos ellos de cero emisiones”, explica Tom.

Llevar un eléctrico hizo que Tom se plantease su consumo energético en todos los ámbitos de su vida. “Después de hacerme con un i3, compré placas solares para el techo de mi casa. El resultado de esta unión fue mucho mejor que la suma de las dos partes. Con solo ser tener un poco más de cuidado con lo que gasto en luz en mi hogar, he conseguido ahorrar la misma cantidad de electricidad que el coche necesita al mes para moverse. Es decir, conduzco gratis“.

Los conductores que llevan vehículos eléctricos son cada vez más y, según Tom, esto no ha hecho más que empezar. “Una de las cosas más interesantes de ser conductor de coches eléctricos es que pasas a formar parte de una comunidad. Suelo acoger reuniones de usuarios en mi restaurante; y los demás conductores parecen igual de interesados que yo en contarle al mundo lo increíble que es conducir eléctricos. Creo que esto es uno de los puntos claves en la transición que va a sufrir el mundo hacia este tipo de vehículos“.

Tom puede ahora conducir el nuevo BMW i3 con la batería de 94 Ah que incrementa su autonomía hasta los 300 kilómetros. Esto se debe a la mayor densidad de los elementos de iones de litio del acumulador, que ahora permiten al i3 alcanzar una capacidad de 33 kWh, todo ello con una batería con las mismas dimensiones.

Eléctrico o con motor de combustión, para Tom, BMW no pierde su esencia. “BMW no solo ha fabricado un coche eléctrico; ha creado diversión limpia en forma de i3. Es un vehículo con el ADN de BMW“.