bmw 315

Los primeros Roadsters de BMW: del 315/1 al 328

Se ha hecho esperar pero por fin ha llegado. La primavera ya está aquí con sus tardes de sol, y nada nos apetece más que sentarnos al volante de un descapotable y recorrer kilómetros disfrutando de la brisa.

Hoy nos van a acompañar unos vehículos de belleza sublime. Son los roadster de BMW, coches biplaza en los que vivir una experiencia a cielo abierto, y a veces tan potentes y veloces que se han considerado joyas de la tecnología automovilística.

bmw 315 1

Retrocedemos hasta 1934. En ese año, se presentaba en el Salón del Automóvil de Berlín un prototipo de un descapotable biplaza deportivo con unas líneas de diseño extremadamente atractivas. Era el BMW 315/1 con seis cilindros en línea y una potencia máxima de 34 CV. Este modelo enamoró al público, y a partir de ese mismo verano salió a la venta.

El BMW 315/1 alcanzaba una velocidad máxima de 120 km/h y pronto destacó como deportivo de competición. En 1934 alcanzó su primer éxito en el Rally Alpino Internacional.

315 bmw

De las 230 unidades que se construyeron de este vehículo, una de ellas fue del piloto oficial de BMW, Ralph Roese, que se hizo un modelo a medida con un motor modificado de unos 136 CV. Con este automóvil ganó su primera carrera en Nürburgring, en 1936.

No es de extrañar que con todos estos éxitos, BMW se planteara construir un nuevo vehículo de mayor potencia que tuviera hasta dos litros de cilindrada. Así nació el BMW 319/1 con 55 CV, alcanzaba los 135 km/h. Fue un coche muy exclusivo, por lo que solo se llegaron a fabricar 178 unidades.

Roadster

A partir de entonces, los ingenieros de BMW se afanaron por construir motores más potentes para competición. Rudolf Schleicher y Fritz Fiedler fueron los creadores del siguiente roadster, uno de los coches más exclusivos de su tiempo y a la vez uno de los más exitosos. Hablamos del BMW 328.

bmw 328

La creación de este vehículo ha sido probablemente uno de los hitos más importantes en la historia de BMW. Su tecnología fue futurista para su época. Tenía bastidor tubular, motor de seis cilindros con culata de metal ligero, sistema completamente nuevo de accionamiento de las válvulas y una sofisticada aerodinámica.

Sus 80 CV, 830 kg de peso, y velocidad máxima de 155 km/h, le proporcionaron unas prestaciones únicas. El piloto Ernst Henne obtuvo con él una gran victoria en la carrera Eifel de junio de 1936.

ernst henne

Un prestigioso automóvil del que sólo se fabricaron 464 unidades hasta 1940. Quien tenga uno hoy puede sentirse afortunado.

En próximos posts seguiremos recorriendo la historia de estos maravillosos roadsters de ensueño.