201306-P90125911-zoom-orig

La fibra de carbono, una apuesta por la movilidad sostenible

La innovación ha sido desde siempre uno de los pilares fundamentales en la filosofía de BMW. Con BMW i, BMW Group redefine la interpretación de la movilidad sostenible con dos nuevos productos híbridos y eléctricos: BMW i3 y BMW i8.

Además, BMW i ha sido pionero en transformar el proceso de fabricación de vehículos con el primer habitáculo de fibra de carbono de producción en serie.

201306-P90125892-zoom-orig

Uno de los principales componentes de la la tecnología de construcción ligera de BMW EfficientDynamics es la fibra de carbono, un novedoso material que es de suma importancia en términos de innovación ya que contribuye a que los vehículos eléctricos sean eficientes y dinámicos.

La fibra de carbono es aproximadamente un 50% más ligera que el acero y un 30% más ligera que el aluminio, esto se traduce en eficiencia, consumo y rendimiento dinámico, y además es un material de gran resistencia.

La estrategia de BMW i ha sido desarrollar la carrocería de sus vehículos con plástico reforzado con fibra de carbono (PRFC), un procedimiento que permite que el diseño del coche alcance nuevas líneas y formas, y que también posea gran ligereza.

201306-P90125894-zoom-orig

Este componente que está formado por fibras de carbono y resina, hace que la producción del vehículo sea por una parte más sostenible, y por otra, más eficiente. Esto lo consigue porque se necesitan menos componentes que el metal para la construcción del coche.

201306-P90125917-zoom-orig (1)

El proceso de fabricación con fibra de carbono da como resultado un armazón de la carrocería seguro ante impactos y anti corrosivo, y contribuye a que los vehículos eléctricos sean ligeros y adquieran un gran dinamismo. Y lo que es más importante, consigan una autonomía más elevada.

El BMW i3 y el nuevo BMW i8 son el ejemplo de estos avances revolucionarios en cuestión de sostenibilidad.