P90143177

Iluminación en BMW, la evolución hasta llegar a los faros láser

La iluminación es un factor fundamental en la seguridad de un vehículo. Desde el inicio hemos puesto todo nuestro esfuerzo en desarrollar nuevos sistemas de alumbrado, más innovadores pero sobre todo más seguros. 2014 es un año clave porque por primera vez se incorporan faros láser en un coche de producción en serie, el nuevo BMW i8.

Hacemos un viaje en el tiempo para adentrarnos en algunos puntos esenciales en el progreso de los sistemas de iluminación en BMW, desde 1971 hasta llegar al presente.

Nos remontamos al año 1971 cuando los faros halógenos sustituyeron a los faros bilux usuales. Una bombilla halógena o H4 con dos filamentos para las luces de carretera permitió a los conductores de modelos BMW disfrutar de una mayor visibilidad de noche.

Tres años después, en 1974, el primer BMW Serie 5 (E12) estrenó los típicos faros dobles de BMW, uno para las luces de cruce y otro para las luces de carretera. Una iluminación efectiva para una serie que se convertiría en un éxito.

Los faros xenón fueron el siguiente paso. En 1991 se presentó el primer BMW fabricado en serie que los incorporaba, un sistema que ilumina mejor y que tiene una vida útil mucho mayor. Una década después, en 2001, llegarían los inconfundibles anillos luminosos que circundan los dobles faros redondos que en un primer momento se utilizaron como luces de posición. Más tarde, en 2003 se presentaron los primeros modelos de BMW con faros de haz de luz direccionable, unas luces que contribuyeron a aumentar la seguridad tanto en carreteras sinuosas como al cambiar de esquinas en el tráfico urbano. En 2005 los anillos luminosos pasaron a utilizarse adicionalmente como luz de conducción diurna.

Otro avance significativo fue la luz de adaptación automática en curvas, una edición avanzada de la luz direccionable de la que hemos hablado antes. En esta nueva versión la luz varía su distribución y se adapta a la situación de conducción, los faros se elevan a velocidad elevada y descienden a velocidad reducida, de esta manera se dispone de un cono de luz más ancho cuando se conduce en trazados urbanos.

La tecnología tipo LED supuso un importante avance ya que significaba una mayor intensidad en el alumbrado y un consumo menor de energía, llegó en 2009 cuando se la iluminación por bombilla de los anillos luminosos LEDs. En 2011 se presentaron este tipo de faros con anillos luminosos para la conducción diurna, estaban provistos de tubos tridimensionales con lo que los modelos de BMW adquirieron la moderna expresión de coches de cuatro ojos.

Un avance importante fue la aparición de BMW Selective Beam en 2012. Se trata de un novedoso sistema que brinda una máxima seguridad pero a la vez un óptimo alcance lumínico . Con esta tecnología es posible conducir teniendo activadas las luces de carretera ya que una máscara recubre el cono del haz de luz según sea necesario para no cegar a otros conductores. BMW Selective Beam es una gran ayuda para el conductor porque no tiene que estar cambiando constantemente entre las luces de cruce y de carretera. Una vez que el sistema no encuentra otros conductores en la zona alumbrada, se vuelve a activar el haz completo de las luces de carretera.

Y llegó 2014, un año clave en cuestión de innovación porque se incorpora por primera vez en un vehículo de serie la iluminación láser como equipamiento opcional en el espectacular BMW i8. Un revolucionario sistema que ofrece una máxima seguridad gracias a la conversión de los rayos láser en una luz blanca de intensa luminosidad. Pero además ofrece otras ventajas como una intensidad lumínica diez veces superior que fuentes de luz convencionales, una gran eficiencia gracias a que su consumo de energía es un 30% menor, alcance de hasta 600 metros, ocupa menos espacio y además tiene una gran fiabilidad y una larga vida útil.

201402-P90143176-zoom-orig

En nuevos posts analizaremos en profundidad las ventajas y especificaciones de esta nueva e innovadora tecnología.