post_bmwgaraje3

Entrevistamos a Isidro, un coleccionista con pasión por los Mini

Esta semana en BMW Group Garaje vamos a conocer a Isidro, un auténtico amante de los MINI, un coleccionista fiel que compagina su trabajo con una afición sobre ruedas que le ha dado muchas alegrías. Le hemos acompañado durante un día para conocer de primera mano su amplia colección de Minis, tanto reales como miniaturas, y alguna que otra curiosidad. Además nos hemos adentrado con él en las historias que ha vivido a bordo de este coche, uno de los más icónicos de la historia de la automoción.

Fotos_Blog_09

‘El MINI es un coche muy simpático, muy divertido y corre mucho. Los MINI son los coches que más me divierten, con los que mejor me lo paso’. Es lo primero que nos dice Isidro al conocernos. Nos presenta a su Mini azul al que apoda como ‘El tuerto’, ya que cuando lo compró le faltaba un faro. Es un Mini 1000 de 1970 que encontró en un prado en Pamplona. Entre él y sus amigos lo han restaurado desde cero respetando la originalidad del coche, salvo las ruedas y el motor.

Su afición por el Mini le viene de lejos, su padre le dejó el primero y le dio tanta libertad que partir de entonces Isidro comenzó a comprar y reparar Minis. Por sus manos han pasado 8 Mini y cada uno de ellos guarda una historia diferente y sobre todo interesante.

Fotos_Blog_07


Uno de sus Mini es muy especial. Un Mini Cooper 35 aniversario, fue una edición especial destinada al mercado japonés de la que solo se fabricaron 200 unidades en Inglaterra en 1996. Es un coche de color ‘almond green’ que además está firmado por Rauno Aaltonen, el piloto que en 1964 ganó el Rally de Montecarlo con el Mini Cooper LBL 6D. Fueron unos amigos de Isidro, en la concentración internacional de Mini celebrada en Hungría en 2012, quienes le pidieron al mismísimo Rauno Aaltonen que firmara en el salpicadero de este Mini verde.

Fotos_Blog_06

Tanta es la afición de Isidro por los Mini que se casó en un Mini descapotable plateado, tiene en su salón un sofá realizado con la parte trasera de un Mini, y un remolque, fabricado también con una de las partes de un Mini. Además, desde 1998, Isidro colecciona Minis en miniatura y tiene una recopilación de casi 500.

“Lo que más me gusta de un Mini es que cuando abres la puerta y te sientas ya te cambia el humor, arrancas y sales con él, la gente se te queda mirando, para mi es como una válvula de escape de una olla a presión, me relaja, me encanta el sonido de su motorcillo y la respuesta que tiene en la carretera”. Así describe Isidro esta pasión por este coche tan pequeño pero tan divertido. Es un MINI.