Ángeles Agrela, ganadora del 30 Premio BMW de Pintura

Conocemos a Ángeles Agrela, ganadora del 30 Premio BMW de Pintura

Ángeles Agrela Romero es la ganadora del 30 Premio BMW de Pintura con su obra ‘Retrato nº51’. De Úbeda, Jaén, es licenciada en Bellas Artes en la Facultad Alonso Cano de Granada. Ha vivido en Nápoles, la Habana y Berlín y se considera una artista multidisciplinar.

Hoy en BMW Group Garaje hablamos con Ángeles para conocer su obra más en profundidad, para saber cómo se ha sentido al recibir este galardón y para conocer sus próximos proyectos.

¡No te pierdas esta entrevista a la ganadora del 30 Premio BMW de Pintura!

Angeles Agrela Ganadora del 30 Premio BMW de Pintura

Ganadora del 30 Premio BMW de Pintura, un galardón entregado por la Reina Doña Sofía, ¿qué ha significado ganar este certamen?

La verdad es que me siento muy contenta y afortunada por recibir este premio sobre todo al pensar que mi cuadro ha destacado por encima de tantos artistas que se han presentado.  El trabajo de un artista casi siempre es muy solitario, al menos en mi caso. Te pasas muchas horas en el estudio metido en tus cosas, haciendo algo que te apasiona y te obsesiona, pero nunca tienes muy claro si eso después va a interesar a los demás. Me alegra recibir este premio de un jurado de prestigio como éste porque eso significa que lo que hago también tiene sentido para más personas.

¿Qué te impulsó a presentarte al Premio BMW de Pintura?

Nunca había participado antes en este concurso, aunque lo conocía desde hacía tiempo. Pero, en mi caso, lo que te lleva a participar en un premio siempre es un cúmulo de circunstancias. Nunca he pintado una obra específicamente para un concurso, así que debe coincidir que las bases caigan en mis manos (en este caso me llegaron por las redes sociales), que el jurado me parezca de nivel (en este caso lo era), que tenga obra en ese momento disponible y del formato que me piden (la tenía) y que las bases me parezcan apetecibles, y en este caso realmente lo eran: La inscripción se hacía online, así que no tenías que enviar un cuadro, pagar un transporte caro y con seguro, que eso a veces da pereza, y rezar para que no se rompa por el camino. También me gustó mucho que se valorase una trayectoria, que tuviese que presentar un dossier con trabajo anterior, el currículum, etc. En este caso no perdía nada y podía ganar mucho; la dotación del premio es grande y también el prestigio.

Cuadro ganador 30 Premio BMW de Pintura

‘Retrato nº 51’ te ha llevado a conseguir en 30 Premio BMW de Pintura, ¿Qué representa el cuadro?

Esta obra pertenece a una serie muy amplia, que yo llamo retratos, en los que llevo trabajando desde hace más de dos años. Todos ellos recogen reflexiones sobre elementos que han estado presentes en mis obras desde el principio como el cuerpo, la identidad, el disfraz, las máscaras y el deseo de mostrarte pero a su vez camuflarte, el tejido o la moda. 

En este caso se trata de dos figuras frontales  en las que el pelo adquiere mucha importancia por su carácter simbólico y sus connotaciones culturales e históricas tan particulares. Esta única masa de pelo azul trenzada sustituye los rostros y los oculta a modo de máscara. Me gusta que haya una cierta ambigüedad del sexo por la ropa, los rasgos de la cara y la actitud, y también que se cree una cierta confusión en relación con el fondo, que pasa a ocupar la misma importancia que la figura. En esta obra hay muchas referencias a la cultura pop, revistas de moda, cómics, fanzines, de ahí la técnica y el colorido que utilizo.

Esta edición del Premio BMW de Pintura ha cumplido 30 años. ¿Ha sido aún más especial ser ganadora?

Me siento muy orgullosa de haber ganado este premio en este momento en concreto. La cultura es un bien muy frágil y en tiempos difíciles como éstos no todo el mundo comprende que apoyar a la creatividad es algo que repercute en el desarrollo de un país. Es de agradecer que empresas como ésta todavía sigan apoyando a la cultura y a los artistas.

Te consideras una artista multidisciplinar, pero ¿cuál es la técnica con la que más disfrutas o con la que más te identificas?

Creo que pintando y dibujando me siento muy a gusto porque es algo para lo que no necesito a nadie y cada vez creo que lo hago mejor. También es más inmediato y tiene un resultado que me hace sentir muy satisfecha. Pero vamos, que cuando abordo un medio no lo hago gratuitamente y me implico al máximo, así que ese entusiasmo es más que suficiente para sentirme cómoda en el medio que considere más oportuno. He trabajado con fotografía, video, escultura o instalaciones y cuando lo he hecho utilizaba las mejores armas para llevar adelante ese proyecto.

Tu trabajo está muy relacionado con el cuerpo, ¿desde tus inicios ha sido así? ¿por qué esta vinculación con el cuerpo?

Creo que uno no elige sus inquietudes, son éstas las que te escogen a ti. Siempre ha habido varios temas que se han ido mezclando en mi trabajo a lo largo de los años y de las distintas etapas o series que puedo distinguir cuando miro hacia atrás. Es cierto, como dices, que uno muy importante es el cuerpo, lo físico, lo carnal, el esfuerzo. Hay quien se obsesiona con el cuerpo y otros se lo toman con más naturalidad, pero nadie puede ignorarlo. El cuerpo siempre ha estado muy presente en mi obra desde el principio. Recuerdo que ya antes de terminar la carrera de Bellas Artes, en una estancia en Nápoles con la beca Erasmus y cuando aún no tenía muy claras mis preferencias, me dejé cautivar totalmente por los exvotos que llenaban las iglesias en esa ciudad. De hecho, mi primera exposición individual  en Granada ya hace 20 años, se titulaba “Por gracia concedida”, y en ella revestía totalmente una pared de la sala con ex-votos, cuadritos pequeños que representaban las distintas partes del cuerpo humano.

Suelo usar mi relación con el cuerpo, el propio y el ajeno, para hacer consideraciones sobre mí misma y también para hablar del mundo del arte, a veces con un tono irónico o crítico. Por otro lado hay un polo también muy fuerte que remite a mi interés por personas que hacen con sus cuerpos cosas no muy normales, que les sitúan al margen. A veces he usado estas cosas para hacer metáforas sobre mi visión de la propia figura del artista; por qué hacemos las cosas que hacemos y cómo es juzgado o interpretado nuestro trabajo y nuestro esfuerzo.

Ángeles Agrela, ganadora del 30 Premio BMW de Pintura

¿Cómo ha evolucionado tu trayectoria artística?

En mi trayectoria artística creo que lo que más me podría definir es el interés por las cosas en general y por querer aprender siempre y cuestionarlo todo, así que supongo que eso marca la evolución del  trabajo.

También pienso que la mayoría de esos parámetros de coherencia que se pudieran ver en mi trabajo no son algo totalmente intencionado, es algo que yo veo al cabo del tiempo e incluso a mí me sorprende. No tengo en mente nunca hacer una obra coherente con una misma meta. Más bien creo que mi trabajo no tiene una intención de unidad y coherencia formal. Si la tiene es porque, en definitiva, todas estas son cosas que hace la misma persona. Pero cada proyecto acaba resolviéndose con los medios más idóneos en cada caso y conceptualmente también van cambiando. Mi trabajo es el resultado de meter en una coctelera muchas cosas e intereses distintos junto a otras que se cuelan inconscientemente, supongo. Encauzar cada serie nueva me cuesta la vida porque cada una de ellas pertenece a un momento vital distinto  y darles continuidad y ver el trabajo con una visión global a lo largo del tiempo es complicado.  También es verdad que mis proyectos siempre suelen abordar el asunto desde distintos medios; algunas veces ha habido un vídeo que era como el eje central, ha habido series de fotografías o dibujos. Esa variedad de medios sí es característica de mí desde hace tiempo, pero eso no es nada raro en los tiempos que corren.

¿Influencias artísticas?

Mis influencias o referentes son muchísimos, y más hoy en día que estamos viviendo una auténtica revolución en muy poco tiempo que afecta a todas las áreas de nuestra vida. Internet, o más bien, la conexión constante y en cualquier sitio, que es a lo que estamos llegando, ha creado un antes y un después muy marcado y esto afecta a la realidad desde todos los planos. Sociológicamente el momento es fascinante. Y como el arte es un reflejo de la realidad no puede mantenerse al margen.

Me interesa la relación de la moda con el arte. Me gustan especialmente diseñadores de moda belgas y japoneses, así como los fotógrafos de moda. Me entusiasma el cómic: Charles Burns o Robert Crumb. Pintores como el último Philip Guston, Raymond Pettibon o Borremans, todo el retrato clásico, ¡claro! Y mil cosas más que no siempre son tan conscientes ni se plasman en nombres concretos.

¿Próximos proyectos?

A muy corto plazo expongo individualmente por tercera vez en la galería Aural de Alicante dentro de dos semanas. Allí llevaré una muestra muy amplia de estos retratos. Y tendré un par de dibujos también de esta serie en la galería Fernando Pradilla en Madrid luego, en diciembre.